Libros elena white biblia adventista
  10.La Experiencia de la Justificacion por la Fe es delineada
 

 

 
Libros de Elena G de White

Fe y Obras


*********************************************


10.La Experiencia de la Justificacion por la Fe es delineada:




"Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el  evangelio" (Mar. 1: 14, 15).
El arrepentimiento está relacionado con la fe, y nos es presentado con insistencia en el Evangelio como esencial para la salvación.  Pablo predicó el arrepentimiento.  Dijo: "Nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe de nuestro Señor Jesucristo" (Hech. 20: 20, 21).  No hay salvación sin arrepentimiento.  Ningún pecador impenitente puede creer con su corazón para justicia.  El arrepentimiento es descrito por Pablo como un piadoso dolor por el pecado, que "produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse" (2 Cor. 7: 10).  Este arrepentimiento no tiene en sí ningún mérito por naturaleza, sino que prepara al corazón para la aceptación de Cristo como el único Salvador, la única esperanza del pecador perdido.

Cuando el pecador contempla la ley, le resulta clara su culpabilidad, y queda expuesta ante su conciencia, y es condenado.  Su único consuelo y esperanza se encuentran en acudir a la cruz del Calvario. 103 Al confiar en las promesas, aceptando lo que dice Dios,  recibe alivio y paz en su alma.  Clama: "Señor, tú has prometido salvar al que acude a ti en el nombre de tu hijo.  Soy un alma perdida, impotente y sin esperanza.  Señor, sálvame, o perezco".  Su fe se aferra a Cristo, y es justificado delante de Dios.

Pero al paso que Dios puede ser justo y sin embargo justificar al pecador por los méritos de Cristo, nadie puede cubrir su alma con el manto de la justicia de Cristo mientras practique pecados conocidos, o descuide deberes conocidos.  Dios requiere la entrega completa del corazón antes de que pueda efectuarse la justificación.  Y a fin de que el hombre retenga la justificación, debe haber una obediencia continua mediante una fe activa y viviente que obre por el amor y purifique el alma.

Santiago escribe de Abrahán y dice: "¿No fue justificado por las obras Abrahán nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actúa juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? Y se cumplió la Escritura que dice: Abrahán creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.  Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe" (Sant. 2: 21-24).  A fin de que el hombre sea justificado por la fe, la fe debe alcanzar un punto donde domine los afectos e impulsos del corazón; y mediante la obediencia, la fe misma es hecha perfecta.

La fe, condición de la promesa

Sin la gracia de Cristo, el pecador está en una condición desvalida.  No puede hacerse nada por él, pero mediante la gracia divina se imparte al hombre poder sobrenatural que obra en la mente, el corazón y el carácter.  Mediante la comunicación de la gracia 104 de Cristo, el pecado es discernido en su aborrecible naturaleza y finalmente expulsado del templo del alma.  Mediante la gracia, somos puestos en comunión con Cristo para estar asociados con El en la obra de la salvación.  La fe es la condición por la cual Dios ha visto conveniente prometer perdón a los pecadores; no porque haya virtud alguna en la fe que haga merecer la salvación, sino porque la fe puede aferrarse a los méritos de Cristo, el remedio provisto para el pecado.  La fe puede presentar la perfecta obediencia de Cristo en lugar de la transgresión y la apostasía del pecador.  Cuando el pecador cree que Cristo es su Salvador personal, entonces, de acuerdo con la promesa infalible de Jesús, Dios le perdona su pecado y lo justifica gratuitamente.  El alma arrepentida comprende que su justificación viene de Cristo que, como su Sustituto y Garante, ha muerto por ella, y es su expiación y justificación.

"Creyó Abrahán a Dios, y le fue contado por justicia..  Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia" (Rom. 4: 3-5).  La justicia es obediencia a la ley.  La ley demanda justicia, y ante la ley, el pecador debe ser justo.  Pero es incapaz de serlo.  La única forma en que puede obtener la justicia es mediante la fe.  Por fe puede presentar a Dios los méritos de Cristo, y el Señor coloca la obediencia de su Hijo en la cuenta del pecador.  La justicia de Cristo es aceptada en lugar del fracaso del hombre, y Dios recibe, perdona y justifica al alma creyente y arrepentida, la trata como si fuera justa, y la ama como ama a su Hijo.  De esta manera, la fe es contada como justicia y el alma perdonada avanza de gracia en gracia, de la luz a una luz mayor.  Puede decir con regocijo: "No por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento 105 de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por, su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna" (Tito 3: 5-7).

También está escrito: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios" (Juan 1: 12, 13).  Jesús declaró: "El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3: 3).  "El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios" (Juan 3: 5).  No se coloca delante de nosotros una norma baja, pues hemos de llegar a ser los hijos de Dios.  Hemos de ser salvados individualmente y, en el día del examen y de la prueba, podremos ver la diferencia entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.  Somos salvados como creyentes individuales en el Señor Jesucristo.

Muchos se extravían porque piensan que deben trepar hasta el cielo, que deben hacer algo para merecer el favor de Dios.  Procuran mejorar mediante sus propios esfuerzos, sin ayuda.  Esto nunca lo pueden realizar.  Cristo ha abierto el camino al morir como nuestro sacrificio, al vivir como nuestro ejemplo, al llegar a ser nuestro gran Sumo Sacerdote.  El declara: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida" (Juan 14: 6).  Si mediante algún esfuerzo propio pudiéramos avanzar un paso hacia la escalera, las palabras de Cristo no serían verdaderas.  Pero cuando aceptemos a Cristo, aparecerán las buenas obras como fructífera evidencia de que estamos en el camino de la vida, de que Cristo es nuestro camino y de que estamos recorriendo el verdadero sendero que conduce al cielo. 106

El llega a ser nuestra justicia

Cristo mira el espíritu, y cuando nos ve llevando nuestra Carga con fe, su perfecto santidad hace expiación de nuestras faltas.  Cuando hacemos lo mejor que podemos, El llega a ser nuestra justicia.  Se necesita de cada rayo de luz que Dios nos envía, para convertirnos en la luz del mundo (Carta 33, 1889). 107
 




  

 
  Hoy habia 32439 visitantes (54037 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

Escribenos a: bibliadeestudioadventistaarroba1.gif image by bibliadeestudioadventistalatinmail.com