Libros elena white biblia adventista
  4.El pueblo que Guarda los Mandamientos
 

 

 
Libros de Elena G de White

Fe y Obras


*********************************************


4.El pueblo que Guarda los Mandamientos:




Todo el cielo ha estado observando con intenso interés a los que pretenden constituir el pueblo de Dios que guarda los mandamientos.  He aquí los que deberían estar en condición de reclamar todas las ricas promesas de Dios; los que deberían avanzar de gloria en gloria y de fortaleza en fortaleza; los que deberían estar en situación de dar gloria a Dios por medio de las obras que realizan.  Jesús ha dicho: "Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" (Mat. 5: 16).

Hemos recibido la rica bendición de Dios, pero no hemos de detenernos aquí.  Debemos asir más y más los divinos rayos de luz del cielo.  Debemos ponernos justamente donde podamos recibir la luz y reflejarla, con toda su gloria, en el sendero de otros.  Nunca ha habido un tiempo en el cual pudiéramos sentir más ánimo y confianza en el trabajo que el actual.  Hay muchos en nuestro mundo que no guardan los mandamientos de Dios ni hacen profesión alguna de guardarlos, y sin embargo reclaman todas sus bendiciones.  Están deseosos de aceptar las promesas de Dios y de apropiarse de ellas, sin hacer caso de las condiciones sobre las cuales se basan.  Los tales no tienen derecho a las bendiciones que pretenden.

Pero los que guardan los mandamientos, ¿por qué no han de aferrarse a las promesas que han sido 59 dadas a los hijos de Dios?  Podemos ver la justicia de Cristo en la ley.  En la cruz del Calvario, "la misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron" (Sal. 85: 10).  Esta es la combinación que debería haber en nuestro trabajo.

La verdad y justicia deben ser presentadas con el amor de Dios como se manifestó en Jesús. ¡Qué pureza se verá entonces! ¡Cuán necesaria se revelará la purificación de toda contaminación moral! Entonces, cuando esto sea realizado, cuando contemplen la hermosura del Redentor, su misericordia y compasión, la contumacia de la voluntad que ha mantenido a tantos alejados de la luz, se desvanecerá por completo de sus almas.

Cada uno de nosotros debe caer sobre la Roca y ser quebrantado. ¿Habrá alguno que mantendrá su obstinación? ¿Habrá alguno que se aferrará a su justificación propia? ¿Habrá alguno que no alcanzará a ver la hermosura de Cristo? ¿Hay aquí un corazón que no se subyugará por el amor de Jesús? ¿Retendrá alguno una partícula de amor propio?

Necesitamos acercarnos aún más a Dios. . . ¿Por qué nuestros corazones han sido tan insensibles al amor de Dios? ¿Por qué hemos pronunciado juicios tan severos acerca de nuestro Padre celestial? Por la luz que el Señor me ha dado, sé que Satanás ha tergiversado a nuestro Dios en toda forma posible.  Ha echado su diabólica sombra a través de nuestro camino, para que no percibamos a nuestro Dios como un Dios de misericordia, compasión y verdad.  Por esto el hierro se ha introducido en nuestras almas.

Además hemos hablado de la oscuridad que el diablo ha arrojado sobre nosotros, y nos hemos lamentado por nuestra situación; y al hacerlo, tan sólo hemos extendido la sombra a otras almas, de manera que eso que nos dañó a nosotros fue 60 también un daño para ellos.  Al pronunciar nuestras palabras de incredulidad, otros han sido envueltos en tinieblas y duda.

No podemos permitirnos hacer esta obra.  De ese modo ponemos a nuestro bondadoso Padre celestial en una luz falsa.  Todo esto debe cambiar.  Debemos recoger los rayos de verdad divina y permitir que nuestra luz ilumine el oscuro sendero de otros.  La luz del cielo brilla para los que siguen a Cristo, la luz del mundo.  "El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida" (Juan 8: 12).

¿Qué clase de recomendación de la religión de Cristo dan ustedes al mundo si andan quejándose y lamentándose, llenos de pesar?  Los que guardan los mandamientos de Dios deberían hacer manifiesto que la verdad está santificando el alma, refinando y purificando los pensamientos, y elevando el carácter y la vida.  Cristo murió para que la imagen moral de Dios pudiera ser restaurada en nuestras almas y pudiese reflejarse ante quienes nos rodean.

Necesitamos beber más y más profundamente de la fuente de vida.  Espero que ni un alma se sienta satisfecha sin hacer una obra completa para la eternidad, y que de ahora en adelante pueda verse, a la vez por precepto y por ejemplo, que ustedes son representantes de Cristo.  Ustedes pueden tal vez dar un testimonio viviente: "Escuchen lo que el Señor ha hecho por mi alma".  El Señor está listo para impartir bendiciones aún mayores.
El permitió que toda su benevolencia se manifestara delante de Moisés; proclamó ante él su carácter como un Dios lleno de misericordia, paciente y benigno -que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado.  Moisés había de representar este carácter ante el pueblo de Israel, y nosotros hemos de hacer lo mismo. 61

Debemos salir a proclamar la bondad de Dios y a poner de manifiesto su verdadero carácter ante la gente.  Debemos reflejar su gloria. ¿Hemos hecho esto en el pasado? ¿Hemos revelado el carácter de nuestro Señor por precepto y ejemplo? ¿No nos hemos unido a la obra del enemigo de las almas y representado erróneamente a nuestro Padre celestial? ¿No hemos estado juzgando a nuestros hermanos, criticando sus palabras y acciones?  Entonces el amor de Dios no se ha entronizado en nuestras almas.  Hagamos un cambio decidido. 62
 




  

 
  Hoy habia 33297 visitantes (55620 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

Escribenos a: bibliadeestudioadventistaarroba1.gif image by bibliadeestudioadventistalatinmail.com